Noviazgos antiguos y noviazgos modernos -La tecnología en el noviazgo y el amor

Una tarde chateaba yo con una amiga y me dijo: te voy a presentar a mi prima por MSN. La agregó a la plática y comenzamos a chatear los 3. Luego, agregué a la prima a mis contactos y comenzamos a platicar ya de manera más privada. Surgió cierta química y (no recuerdo muy bien si fue uno o dos días después) me invitó a su casa para conocernos en persona. Ya nos habíamos conocido por foto y cámara. La chica tenía como 23 AÑOS, pongan atención a su edad. Llegó la noche y fui, recuerdo que llegué, estaban ella y su mamá sentadas a la puerta platicando y sacaron una tercera silla, la cual, para mi sorpresa, la pusieron al lado de su mamá, de tal manera que la señora quedó en medio de los dos. Yo pensé que la señora era muy desconfiada y que por eso decidió quedar ella en medio. Me senté y la señora comenzó con el interrogatorio. Respondía todas las preguntas y pensé que en cierta manera era normal porque quería saber quién era ese extraño de internet que fue a ver a su hija, porque según sé, la señora sabía que su hija me conoció por internet, aunque fue por medio de la prima. Pasaron los minutos y la chica casi no hablaba, en cambio la señora no paraba de hablar, era muy amigable, platicadora y bromista. Hice buena amistad con ella, pero la chica se sentía cohibida. Me quité un poco frustrado, porque a pesar de que la señora era muy amable, platicadora y bromista, yo casi no pude platicar con la chica.

Antes de irme, la chica me dijo que quería que yo regresara, y la señora también. En ese momento me di cuenta que pasé todos los filtros de la mamá, y que me consideró una buena persona para su hija; las dos me pidieron regresar, sobre todo porque yo igual soy muy bromista y nos divertimos mucho a pesar de que la chica casi no habló. Luego, la segunda vez que fui, llegué, salió la chica, se sentó, yo igual me senté, y de repente la señora salió con su silla, la puso en medio de los dos separándonos y se sentó; yo casi me quedé con la boca abierta, no entendía muy bien porque no me dejaba sólo con su hija, menos entendía por qué se tenía que sentar precisamente en medio de los dos. La historia se repitió, la chica casi no habló aunque nos divertimos los tres, pero la chica se limitaba más a reírse de las bromas que intercambiaba con su mamá. Luego de eso, volví a chatear con la chica y en el chat sí hablaba mucho, la conocía mejor por chat que en persona. La chica nuevamente me pidió que vaya a verla, y por tercera ocasión llegué a su casa, nos sentamos a la puerta y nuevamente apareció la mamá con su silla para colocarla en medio de los dos y sentarse nuevamente en medio. Esto ya me estaba incomodando, tal vez ella se dio cuenta y me dijo muy amablemente: “yo soy como las antiguas, si vas a venir a ver a mi hija yo siempre estaré sentada en medio, sólo me desapareceré para dejarlos solos cuando se casen” Ya se imaginan, casi me desmayo para caerme de la silla, ¡cómo puede haber una madre que aún cuide así a su hija de 23 años!, pensé. Ella continuó hablando: “si realmente quieres a mi hija, tendrás que someterte a las reglas, tener paciencia hasta el matrimonio. Todas mis yernos actuales pasaron por este proceso, y jamás estuvieron solos aquí en la puerta de mi casa” Le di por su lado y comenzamos a bromear, pero como siempre, debido a la presencia de su madre, la chica NO se desenvolvía igual a como lo hacía cuando estábamos platicando en privado por el Messenger.

Llegó un nuevo día, otra vez estaba con ella chateando y me decía que su mamá así era, que la cuidaba mucho y por nada del mundo cambiará. Comenzamos a idear una manera para estar sólos, y pensamos en ir al cine. Pero ella inmediatamente me dijo: “mi mamá igual irá”, y yo dije: ¡QUE! Sí, igual irá -Dijo ella-. No me da permiso de salir sola –continuó-. Por segunda vez casi me desmayo por la sorpresa. Después de platicar un rato, me dijo ella que vaya en la noche y le pidiera permiso a su madre para que la deje ir sola conmigo. Se ocultó el sol, salió la luna y ya era de noche, fui a verla, salió la mamá con su silla poniéndose en medio de los dos y:

Yo.- Iremos al cine su hija y yo- ¿Le da permiso?

Mamá.-  Sí, pero yo igual iré

Yo.- Pues nada más que vaya para que se quede a cuidar el coche jaja –le dije en broma- Como me llevaba bien con ella, soltó varias carcajadas

Mamá.- No, yo quiero entrar al cine

Yo.- Ok, no hay problema, ¿cuál película verá usted? (esto se lo pregunté para que nosotros veamos otra y estemos separados de ella, jaja)

Mamá.- La misma que verán ustedes

Yo.- No sabemos aún cuál veremos

Mamá.- No importa, la que escojan veré yo. No puedo dejarlos solos, tengo que estar sentada en medio

Yo.- ¡QUÉ! – Esta señora sí que sabía como sorprenderme

Mamá.- Ya te dije que yo siempre tengo que estar con ustedes

Yo.- ¿Por qué no nos deja solos? Me sé cuidar, además, su hija es buena chica, no creo que abuse de mí jajaja –Le dije bromeando y ellas comenzaron a reírse a carcajadas

Mamá.- No, tengo que estar con ustedes sentada en medio

Para no hacerles larga la historia, dejé de ir a ver a la chica, más parecía que iba a ver a la señora. Jamás en mi vida pensé que existiera una madre así. No sé cómo sea en el país de ustedes, pero al menos aquí donde yo vivo, después de contarme sus historias de cómo era el noviazgo antes, me doy cuenta que las cosas han cambiado mucho, pero, ¿será bueno que en esta actualidad ella siga tratando a su hija como si vivieran en la época de los picapiedras? ¿Acaso no puede esto orillar a la chica a hacer travesuras ocultas para luego salir embarazada? ¿Será que la chica por eso nunca ha tenido novio, y cuando salga un “lobo” se la lleva, la embaraza y ya la mamá no podrá estar en medio para separarlos? No vamos a cuestionar AHORA si el trato de una época pasada resulta efectivo o contraproducente en una época presente, pero lo que sí, después de las historias que me contó la mamá, y después de analizar cómo la tecnología ha influido en los noviazgos, podríamos decir ciertas cosas sobre los noviazgos antiguos y los noviazgos modernos. Veamos un poco como la tecnología ha contribuido a la gran diferencia (ACLARO, NO EN TODOS LOS CASOS):

-Antes, para ver a la chica que te gustaba tenías que guardarte en el monte y esperar que salga a comprar a la tienda más cercana, para que salgas al encuentro y puedas verla aunque sea unos segundos con el temor de que se aparezca el padre autoritario y pegue de gritos. Ahora, no tienes que estar en el monte, basta con que te sientes frente a tu laptop, que se conecten al Messenger y que pongan sus cámaras para verse (Noviazgo online jaja)

-Antes, para escuchar su voz, como no había teléfono, tenías que hablar con ella personalmente. Ahora, sólo le dices que conecte su micrófono en el chat, pones tus audífonos y listo

-Antes, arrancabas una hoja de tu cuaderno y le escribías una carta con tu letra fea y chueca, pero romántica, para que le digas cuanto la quieres. Ahora, sólo le mandas un mensaje de texto por facebook y le dices “tkm” (Te quiero mucho)

-Antes, para que un novio sea infiel era muy difícil, tenía que buscar otra novia en otro pueblo o ciudad para no ser descubierto. Ahora, basta con que cree otra cuenta de email o facebook y así encontrarse otra novia en cualquier parte del mundo

-Antes, para que una mujer engañe a su esposo era difícil, tenía que ser cuando su marido esté de viaje. Ahora, basta con buscar a sus exnovios de la escuela en las redes sociales y revivir el amor

-Antes, para que un esposo frecuente a su amante tenía que trabajar en el mismo lugar donde ella trabaja. Ahora, basta con que se esconda dentro su coche, le llame a su celular o teléfono móvil para ponerse de acuerdo de la hora y lugar donde se verán

-Antes, para que un novio impresione a una chica, era suficiente regalarle una rosa. Ahora, le tienes que regalar un iphone, una blackberry o un ipad.

-Antes para expresarle tu amor a tu novia tenías que decírselo viéndola a los ojos con unas palabras muy románticas y voz sensual, ahora, basta con que le digas a tu amigo que le escriba un mensaje desde su celular o teléfono móvil de tu parte porque tú no tienes crédito para decírselo

-Antes, esperabas que llegara el día acordando para poder ir  a ver a tu novia en la puerta de su casa y pasar una noche romántica bajo la luz de la luna, pasaban los minutos y siempre había de qué platicar. Ahora, vas a ver a tu novia y ya no tienes nada que platicar porque ya lo platicaron todo en el chat, incluso, ella ya quiere que te vayas para ver si su exnovio de la escuela secundaria ya le respondió en el facebook.

-Antes, para hacer feliz a tu novia era suficiente con que le tomes la mano y para hacer una caminata juntos alrededor del parque de tu pueblo o ciudad a media luz. Ahora, la tienes que llevar a la feria de la tecnología y en auto, ah, y con clima porque si no la chica se deshidrata y se le retienta su alergia al calor

-Antes, ya querías que llegue la noche para ir a ver a tu novia, contabas los minutos, te bañabas temprano, le comprabas unas flores y te ibas, ahora, llegas a tu casa, entras a internet, te la pasas viendo videos, se hace tarde, ni siquiera te has bañado, y como los videos están muy interesantes, mejor le mandas un mensaje a su teléfono y le dices que se vean en el Messenger

¿Se te ocurre algún otro “Antes y Ahora”? ¡Compártelo comentando!

Filed Under: Amor

Tags:

RSSComments (2)

Deja un comentario | Trackback URL

  1. johan pino dice:

    viejo, muchas gracias por el articulo, pero hoy en pleno siglo 21 y año 2013 tengo pensado iniciar a tratar a mi novia bajo las reglas del ANTES, ya que veo en ella (no en su mama) la misma actitud de lo antiguo, bueno con algunas cosas actuales…
    gracias de nuevo

Leave a Reply




If you want a picture to show with your comment, go get a Gravatar.